Tu primer Huerto en casa

Tener un huerto es más fácil de lo que parece!

Vuelve a la tierra y disfruta de ella y con ella.

Si no sabes por dónde empezar y sientes curiosidad por cultivar tus propias verduras lee a continuación y si al finalizar no hemos podido demostrarte lo sencillo que es, contacta con nosotros.

hort dani

1º- Donde puedo hacer crecer verduras

-En un recipiente: (suele ser la opción de aquellos que no tienen terreno)

-macetas

-jardineras

-mesas de cultivo

-bancales

-o cualquier idea que tengáis…

-Directamente en la tierra

 

2º Que sustrato o tierra necesito?

Éste es uno de los elementos básicos para que crezcan sanas y fuertes las verduras. Una tierra rica en nutrientes y equilibrada también mantendrá a raya plagas y enfermedades.

Si ya tienes tierra que estás utilizando y piensas que está vieja, aporta materia orgánica, como compost o humus de lombriz para mejorarla. Muchas veces con ello es suficiente y no habrá necesidad de cambiar una tierra que lleve mucho tiempo en una maceta.

A partir de aquí con aportes periódicos de materia orgánica, tendremos una tierra en perfecto estado y muy productiva. Usando compostadores o vermicompostadores en casa podremos producirla nosotros mismos, sin necesidad de mucho espacio, ahorrando y a la vez reciclando los deshechos orgánicos de nuestra cocina y jardín o huerto.

Si tienes que llenar un recipiente desde cero con tierra, para saber los litros que necesitarás solo debes calcular el volumen: largo(m) x alto x ancho = Xm3

1m3 = 1000litros

Ej.: una mesa de 1,20m x 0,50m x 0,30m = 0,180m3 x 1000 = 180Litros de sustrato

Con una mezcla a partes iguales de humus de lombriz y fibra de coco tendrás una proporción idónea para cultivar cualquier cosa, el mantillo también es una buena opción a añadir.

Comprar sustratos en la tienda

3º Necesito mucho sol?

Otro invitado fundamental para nuestras plantas. Cuanto más sol, mejor rendimiento obtendremos. La mejor orinetación es la sur. Unas 5-6 horas como mínimo serían las necesarias para poder cultivar de todo, pero en el caso de balcones, patios o terrazas que acostumbran a tener paredes pintadas de blanco, estas se calientan y a la vez reflejan el sol permitiendo en muchos casos obtener resultados con menos horas. Las variedades que dan fruto son las que más horas necesitan. Igualmente haced pruebas para ver si rinden, como nuestros amigos Sergio y María que apenas tienen 2 horas de sol directo y disfrutan de tomates cherry en verano.

4º El agua!

Si el segundo tema era básico y el tercero fundamental, éste es elemental, sin agua no hay vida. El agua que requieren las verduras depende de muchos factores, horas de sol, viento, tamaño del recipiente, variedad cultivada… y cada cual necesitará más o menos agua según estos factores. Acolchando el terreno en épocas calurosas, (cubriéndolo con paja, hierbajos secos,…) conseguiremos que haya una menor evaporación del agua. Podemos regar a mano o usando un programador, lo importante es que de un modo u otro podáis abastecer sus necesidades y evitar un exceso o que pasen sed y con ello la aparición de plagas y enfermedades provocadas por el estrés hídrico o el encharcamiento. Si se empieza en el mundo del huerto siempre es aconsejable hacerlo de forma manual un tiempo para ver lo que representa y de este modo estar más en contacto con las verduras, entendiendo mejor sus necesidades y las repercusiones de un exceso o una falta de agua. Personalmente riego manualmente a excepción de cuando estoy algunos días fuera ya que disfruto del contacto diario con mi huerto.

Sobre todo para hacer tratamientos y aplicar fertilizantes líquidos usaremos agua de lluvia siempre que podamos, en caso de no poder obtenerla o recogerla, llenaremos un cubo de agua corriente y lo dejaremos descubierto unos 2-3 días para que se evapore la mayor cantidad de cloro posible.

5º Que puedo sembrar?

Hay variedades muy sencillas y muy agradecidas como las lechugas, acelgas, espinacas, rabanitos, remolachas, rúcula, cebollas… que pueden crecer en casi cualquier rincón, junto a un geranio puede crecer una lechuga.

Y luego están las de fruto que acostumbran a requerir más alimento y espacio, como la tomatera, calabacín, judías, guisantes… Si no tienes mucho espacio dedica macetas individuales para estas hortalizas. Como ejemplo, en una maceta de 35cm de diámetro hemos hecho crecer una tomatera que de momento nos ha brindado 12 tomates.

Lo más importante es experimentar e ir probando y os sorprenderéis de lo que se puede obtener en un espacio reducido. Tened en cuenta la época de plantación de cada variedad y el marco de plantación. Imaginaros el tamaño cuando son grandes para una correcta disposición en la mesa o huerto. Un factor que incide en el desarrollo de las verduras es su buena o mala asociación con otras variedades. Aquí encontrareis una lista de algunas asociaciones.

Las hortalizas se suelen sembrar de plantel para asegurarnos que se desarrollan en condiciones, a excepción de las variedades de raíz, que se realiza en siembra directa. El plantel lo podemos comprar (la mejor opción si somos noveles y es muy económico) o realizarlo nosotros mismos en semilleros, cajas de huevos, potes de yogur…y trasplantarlos al huerto cuando estén crecidos.

Comprar semillas en la tienda

6ºCuidar de la fauna beneficiosa y entender las plagas!

Los insectos son un pilar para consolidar y mantener el equilibrio de nuestro huerto o jardín y la gran mayoría que pululan por él son beneficiosos. Las abejas polinizan las flores para que den fruto, las mariquitas se comen el pulgón de las plantas, las arañas a los mosquitos… Por ello siempre hay que tener mucho cuidado a la hora de usar insecticidas para tratar las posibles plagas, si usas un insecticida sistémico químico para matar el pulgón de una rosa, matarás al pulgón, a la mariquita que se lo coma, y si está en flor, como que lo habrá absorbido la planta, la abeja que coja su polen también saldrá perjudicada… Usando fitofortificantes naturales (como el extracto de ortiga) y alimentando debidamente la tierra con materia orgánica de calidad, se pueden mantener a raya a la mayoría de plagas y enfermedades. Que nuestra tomatera tenga algún pulgón no es un problema. Si se debe tratar, siempre hacerlo con insecticidas naturales que son más respetuosos con el medio, pero igualmente hay que hacerlo conscientemente ya que muchos también pueden afectar a otros insectos beneficiosos. Si tenéis dudas siempre podéis consultarnos y os ayudaremos encantados info@cultivemacasa.com

Comprar Fauna auxiliar, tratamientos ecologicos, extractos y purines en la tienda

7º Mantenimiento

Observad, observad y observad. Esa es la premisa básica para aprender y entender las necesidades de tu huerto. De lejos parece que las cosas no cambian, pero si os acercáis descubriréis un nuevo mundo con sus reglas y costumbres. Una hoja arrugada, una mancha oscura, un bicho verde extraño, todo tiene su explicación y su remedio. Y para eso estamos aquí también, para ayudaros a avanzar, si dudáis de algo le hacéis una foto y nos la mandáis o preguntáis. Con el uso de extractos como el de ortiga o el de cola de caballo reforzaremos las plantas frente a plagas y enfermedades.

8º Complementos útiles para un huerto

-Compostar: Es una forma sencilla de aprovechar los restos orgánicos de la cocina y del huerto o jardín. Para ello podremos usar una compostador o un vermicompostador (la transformación de los restos es realizado por lombrices). La idea de que huelen mal es falsa! bien llevado y controlado (muy sencillo…) olerá a bosque húmedo. Y eso solo implicará ir variando los deshechos que se viertan y procurar que no haya un exceso o falta de humedad.

-Depósito de agua: Entre todas las aguas que puedas encontrarte la de lluvia es la mejor. Solo hace falta hacer la comprobación tras un día de lluvia… No en todas las casas es viable esta opción, ya que requieren de espacio y de algún tipo de recolector de agua que lo llene.

-Hoteles para fauna beneficiosa. Una bonita y práctica forma de decorar tu espacio a la vez que ofreces un lugar de descanso a numerosos insectos beneficiosos.

9º Flores en el huerto

Las flores y plantas aromáticas con sus colores y esencias atraen a multitud de insectos, que como hemos dicho son una pieza esencial del huerto, y a la vez, ciertas variedades, ayudan por sí mismas a controlar las plagas y enfermedades de nuestras hortalizas. En zonas urbanas su presencia se hace más necesaria ya que hay una menor población de insectos a los que llamar la atención.

Anuncios